Artículos

Nuestros artículos te ayudarán a tomar una buena decisión. Te aportarán contenido de valor para atender tus necesidades.

Gestión del tiempo en el despacho. Parte 1

Analizamos y mostramos que importancia tiene el tiempo en nuestras vidas, en lo cotidiano y en lo trascendente.

Gestión del tiempo en el despacho.

Partiendo de la base de que el tiempo es la magnitud fisica que permite medir la duración de las cosas sujetas a cambio. Que dicho de otro modo, es el periodo que transcurre entre el aparente estado de algo y el instante en que dicho estado presenta o registra una variación perceptible.

Por tanto, esta magnitud cuya unidad básica es el segundo, la cual nos permite ordenar los hechos en secuencias, nos lleva a concretar espacios de tiempo; pasado, presente y futuro.

Bien, dicho esto,  partimos de la afirmación que el tiempo es un recurso. Ahora bien, es un recurso muy especial, es :

  • Equitativo, es el único recurso igual para todo el mundo
  • Indispensable, sin él no podemos realizar nada
  • Insustituible, no lo podemos sustituir por ningun otro recurso
  • Inexorable, no podemos cambiar su velocidad y su avance
  • Inelástico, no podemos acumularlo, ni tomar prestado.

 

Parte 1

De manera, que no podemos ni debemos desaprovecharlo, bien en nuestro entorno laboral, como en el ámbito personal, y esto es el conocimiento que debemos aprender y administrar dia a dia.

Si hacemos una gestión eficaz de nuestro tiempo, ello nos reportará una mejora en nuestra calidad de vida. Una buena planificación de las tareas y obligaciones, nos va ayudar a sacar provecho de nuestro tiempo, y descubrir que hemos errado durante mucho tiempo a la hora de organizar el tiempo cada uno de los dias pasados.

Nuestros hábitos son los que nos permiten o no, realizar un aprovechamiento adecuado del tiempo, y en muchas ocasiones somos nuestros propios enemigos.

Hay habitos que los podemos calificar de malos, o de inapropiados, que resultan inadecuados para gestión eficaz de nuestro tiempo, desde la necesidad de ser demasiado perfeccionista, la necesidad de querer complacer a los demás, dejar para más tarde las cosas, el orden de nuestras prioridades, entre otros.

Dicho de otro modo, el número de horas que dedicamos a una tarea no es directamente proporcional a su calidad y tampoco a los resultados obtenidos de la misma.

Continuaremos en el proximo articulo, y hablaremos de “Los ladrones del tiempo”.

0

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *